domingo, 11 de agosto de 2013

¿ Cómo transformarse en Vampiro ?

Si bien todo ser humano es susceptible, teóricamente, de convertirse en vampiro después de su muerte, algunas personas lo son más que otras, como los suicidas, los excomulgados, las víctimas de muertes violentas, los brujos, los niños que nacen muertos y toda aquella que no se halla beneficiado de una sepultura cristiana. Algunos individuos están predispuestos a tan funesto destino a causa de diversas particularidades congénitas, como nacer con dientes en la boca, "peinado"(cuando el cráneo está recubierto de un fragmento de membrana amniótica), tener los ojos de un color muy oscuro o, por el contrario, de un azul extremadamente claro, ser pelirrojo (como Judas) o tener manchas rojas en el cuerpo. El cadáver se puede convertir en reviviente , sí en su velatorio un gato o perro negro salta sobre  su cuerpo.
 Cuando estas personas fallecen hay que extremar las precauciones en el momento de introducirlas en el ataúd el día de su entierro. En Rumanía se clava un clavo en la frente del difunto, se atraviesa su cuerpo a golpes de aguja o se le unta el cuerpo con la grasa de un cerdo sacrificado el día de San Ignacio. También en Rumanía se coloca un diente de ajo en la boca para que el alma del presunto vampiro no se pueda reintegrar a su cuerpo, en Grecia una hostia consagrada y en Sajonia un limón. Para que el cuerpo no pueda abandonar su tumba el cadáver es clavado en el fondo del ataúd. En los Sudetes se enrolla el cuerpo con una especie de mallas y el vampiro debe deshacerlas eternamente. En Rusia se introducen semillas de adormidera en el sarcófago, que el no muerto debe contar cada noche. Los suicidas y los excomulgados son enterrados en un cruce de caminos. Para proteger una casa de los ataques de un vampiro, en Serbia pintan una cruz con alquitrán en puertas y ventanas; en Rumania se cuelgan dientes de ajo en todas las habitaciones y se frotan las puertas, las ventanas, las chimeneas y los agujeros de las cerraduras con él; en Rusia se ponen semillas de adormidera o espinas de escaramujo en todos los caminos que conducen a un cementerio y que el vampiro debe recoger una a una.
 He dejado para el final la manera más evidente de convertirte en uno de ellos y esa es que te muerdan. El remedio para no convertirte es seguirlo y frotarte la herida con tierra de su sepultura. Hay también un caso paradigmático recogido por el fraile Agustín Calmet en su " Tratado sobre los Vampiros" y es el de Arnold Paole. Este personaje ya convertido en hijo de la noche también absorbía sangre de las vacas y los humanos que bebieron su leche y comieron de sus carnes, al morir se transformaron en vampiros.

4 comentarios:

  1. Muy buen blog ,sobre todo se nota que usted esrá muy bien informado sobre el mito del vampiro en mi país, saludos desde Serbia.

    ResponderEliminar
  2. Es para mí un orgullo y un placer tener lectores de tantas latitudes y en apenas 25 días tengo unos 50 seguidores serbios. Aprovecho también para saludar a los lectores de España,U.S.A. Paísae Bajos y Alemania que copan el número de entradas de este blog. Gracias por su fidelidad y no se preocupen , que habrá más.

    ResponderEliminar
  3. ¿existen otras maneras de convertirse en vampiro?

    ResponderEliminar
  4. Sí, si un cuervo negro revolotea tres veces sobre un cadáver en el momento de llevarlo a enterrar, consultaré mis viejos manuscritos y si hay alguna más, las añadiré en el blog.Saludos y gracias por leerme.

    ResponderEliminar